Home > Niños > Desarrollo y Crecimiento > Andador para niños: ¿Sí o no?
Andador para niños: ¿Sí o no?

Andador para niños: ¿Sí o no? Aunque no lo creas, se trata de una de las discusiones más comunes entre los padres de niños que comienzan a dar sus primeros pasos. Mientras hace unos años era un instrumento aceptado, hoy en día son muchos los pediatras que desaconsejan su uso.

Y es que, el andador, también conocido como taca taca o taca tac, tiene todavía muchos adeptos, pero también muchos detractores. Aunque si nos fijamos en lo que opinan los pediatras, igual nos llevamos alguna que otra sorpresa.

A pesar de nuestras creencias de que el andador aporta estabilidad al niño a la hora de empezar a andar, la realidad es muy distinta. Si bien es cierto que la principal causa por la que los pediatras lo rechazan es debido a las probabilidades de sufrir un accidente, otros van más allá y aseguran que altera el desarrollo neurológico y motor natural del niño.

Algunos padres piensan que mejora la psicomotricidad de los peques, pero no es así. Existen otras alternativas con muchos beneficios, como la natación en los bebés, si queremos potenciarlo.

Son principalmente los neurólogos los que se posicionan en contra del andador. Según estos profesionales, el hecho de inculcar al niño que utilice el taca tac hace que no gatee, algo que es necesario para que los peques conecten sus dos hemisferios del cerebro, al tiempo que crea rutas de información que son fundamentales para la maduración de las funciones cognitivas.

Los traumatólogos también tienen mucho que decir. Según estos especialistas, el andador en los niños altera su desarrollo natural en las piernas y en la espalda, puesto que fuerza ciertas posturas y movimientos. 

Sin embargo, otra de las razones más fuertes, es el hecho de poder provocar accidentes. No podemos olvidar que a la edad que los niños comienzan a dar sus primeros pasos por sí mismos (entre los 12 y los 15 meses), ya no precisan el andador. Los padres suelen dárselo entre los 8 y 11 meses, cuando observan que el niño ya quiere mantenerse en pie, pero no puede. Pero al ser tan pequeños pueden coger cosas que, de otra forma, no estarían a su alcance, tirar de los manteles, etc.

La Asociación Española de Pediatría afirma que “el andador es la segunda causa de accidentes en niños en el segundo semestre de vida”. Aunque no sea el caso de España, hay países que prohíben su venta por estos motivos.

Los pediatras nos cuentan cuál es la evolución normal del niño: primero se sientan, después se arrastran, la gran mayoría gatea y, por último, se comienzan a levantar para intentar andar. Eso sí, debemos olvidarnos de las edades a las que se debe empezar a hacer cualquiera de estas cosas. No hay que alterar el ritmo del niño, pues cada uno tiene el suyo propio (unos antes y otros después).

Lo más destacable de todo, es que el andador puede llegar a anular la mente del niño en cuanto al movimiento, ya que lo que hacen sus piernas en ese momento no concuerda con su desarrollo mental.

Después de conocer los contras que los médicos y especialistas nos cuentan sobre el andador en los niños, seguro que prefieres que tu hijo siga la evolución normal sin taca tac.


También te puede interesar: Silla del coche para niños y dispositivos de retención infantil: Nueva normativa

Fuente Foto – Google Images