Home > Especiales > Lactancia en verano: Consejos para que el calor no sea un problema

Lactancia en verano: Consejos para que el calor no sea un problema


Lactancia en verano: Consejos para que el calor no sea un problema

La lactancia materna en verano puede ser más complicada debido al calor. Sin embargo, es una estación donde no podemos interrumpirla, pues el bebé, debido al sudor, también pierde más sales minerales. Entonces, ¿cómo podemos llevarla mejor?

Del mismo modo que con las altas temperaturas, debemos evitar a toda costa los golpes de calor en bebés, también haremos lo posible porque la lactancia siga su curso sin contratiempos. Puede que el bebé esté más inquieto y pida cada poco tiempo el pecho para aliviar su sed. Pero no te agobies, en Mujeralia te damos unos consejos infalibles para que la lactancia no se convierta en un problema.

Lactancia materna a demanda

Una de las cosas más importantes, es que las tomas deben ser a demanda. Olvídate durante los meses de calor del tiempo y da el pecho a tu bebé siempre que te lo pida. La razón es simple, con las altas temperaturas hay más riesgo de deshidratación. El bebé suele tener más sed, signos de ello son observar que tiene la lengua fuera, que da cabezazos o que se mete mucho la mano en la boca, además, como no, del llanto.

Atención en los viajes

Aunque no es muy recomendable viajar con mucho calor, debes prestar atención a las tomas. Si vas en coche, lo ideal es parar en un sitio tranquilo y fresco para dar el pecho al bebé. Si utilizas como medio de trasporte el tren o el avión, podrás dárselo en cualquier momento. Eso sí, durante el primer mes de lactancia, los médicos recomiendan no viajar continuamente.

Cuidados de la mamá

La mamá, como el niño, también necesita unos cuidados. Es lógico que, con las temperaturas elevadas, el calor corporal de la mamá también sea mayor. Debes preocuparte de estar bien hidratada para no dificultar la lactancia, acostumbrándote a llevar siempre una botella de agua. Usa ropa fresca y ponte a la sombra en las horas centrales del día.

Del mismo modo, lo mejor es llevar una dieta sana y equilibrada, teniendo siempre en cuenta los alimentos permitidos y prohibidos durante la lactancia.

Otros consejos y trucos sobre lactancia

A la hora de amamantar al bebé, puedes colocar una gasita entre tu piel y su cara (sin dificultar la respiración) para evitar un mayor calor con el contacto de ambas pieles.

Siempre que vayas a dar el pecho al niño, colócate en un lugar a la sombra. Si estás en el interior, aléjate del aire acondicionado.

En los días de más calor, es normal que tanto la madre como el bebé estén más incómodos. Si tienes la suerte de estar en la piscina, aprovecha cinco minutos antes (siempre que puedas) para darte un chapuzón. Al notarte más fresca, estarás más relajada y el bebé lo notará.

Como ves, la lactancia es verano no tiene por qué ser un problema, siempre y cuando sigas nuestros consejos.

Fuente Foto – Google Images

También puede interesarte
Dieta postparto con lactancia para adelgazar: Recupera tu figura
Dieta postparto con lactancia para adelgazar: Recupera tu figura
Lactancia materna: alimentos permitidos y prohibidos
Lactancia materna: alimentos permitidos y prohibidos
Recién nacido: Cuidados básicos y de higiene personal
Recién nacido: cuidados básicos y de higiene personal