Home > Belleza > Errores frecuentes del cuidado de la piel que debes evitar

Errores frecuentes del cuidado de la piel que debes evitar


Errores frecuentes del cuidado de la piel que debes evitar

¿No te tienes una piel radiante, cuidada y sana? Puede que estés cometiendo alguno de los errores frecuentes del cuidado de la piel. Para que lo empieces a evitar, te traemos un listado de los gestos o rutinas que tienes que dejar de hacer. Si nos haces caso, ya verás como tu piel lo nota.

Al igual que podemos darte 10 consejos para tener una piel perfecta, también podemos señalarte los errores frecuentes del cuidado de la piel que debes evitar.

 

Son varios, y muchos de ellos seguro que los tienes asimilados en tu rutina diaria. Así que lo mejor es que vayas leyendo y viendo qué haces mal, pero también lo que haces bien.

Errores en el cuidado de la piel

  • No desmaquillarte: cierto es que muchas veces da pereza ponerte a quitarte el maquillaje cuando llegas a casa. Sobre todo si es tarde, pero si quieres lucir una piel oxigenada y fresca, debes hacerlo. Seguir una rutina de belleza para desmaquillarte a diario, es básico. Además, con la cantidad de productos que hay en el mercado, es mucho más sencillo.
  • No hacer limpiezas faciales: te puedes hacer la limpieza en casa. Pero es recomendable, al menos una vez al año, ponernos en manos de profesionales para que nos hagan una limpieza de cutis profunda. De esta manera conseguiremos un aspecto inmejorable en nuestro rostro..
  • No usar crema de noche: aunque por la mañana nos hidratemos la piel, debes tener en cuenta que durante la jornada, la piel no descansa. Por ello la piel es mucho más receptiva a los tratamientos por la noche, cuando descansamos. Debes elegir una crema que te ayude a producir proteínas y lípidos, para reparar el ADN dañado.
  • No distinguir entre cremas de día y de noche: siguiendo con el punto anterior, la formulación de las cremas de día y de noche no es la misma. Las primeras son más hidratantes y protectoras. Las segundas ayudan a la regeneración de las células.
  • Cambiar de productos: cada vez que sale una crema nueva al mercado, muchas de nosotras queremos probarla. Pero para empezar a notar los resultados, debemos “ser fieles” a un mismo tratamiento, como poco dos meses. De otra manera, lo único que haremos es ensuciar la piel.
  • Explotar los granos: el acné tardío es un problema serio y muchas seguimos con la tendencia adolescente de explotar los granos. Es mucho mejor utilizar productos específicos, que sólo aplicaremos en esta zona, y que estén recomendados por el dermatólogo.
  • No utilizar diferentes productos: las diferentes zonas del rostro necesitas productos diferentes. También debemos saber cómo aplicar la crema hidratante. Así como el contorno de ojos o el bálsamo de labios, que deben ser diferentes a los productos usados en el resto de la cara.
  • No usar cremas con protección solar: las cremas hidratantes que usas a diario deben tener protección solar. El sol que tomamos en la playa no es el peor, sino que es más perjudicial el que nos da en el rostro a diario. Por supuesto, no debes olvidarte de los cuidados de la piel después del sol.
  • No usar una crema adecuada para tu tipo de piel: como no es lo mismo una piel grasa, que otra seca o mixta. Por ello debes ponerte en manos de un especialista para saber qué tipo de piel tienes. A partir de ahí, puedes empezar a comprar productos y tratamientos adecuados.

Si evitas estos errores frecuentes del cuidado de la piel, seguro que empiezas a notar que tu cutis está más cuidado y sano.

Fuente Foto – Pixabay

También puede interesarte
Higiene corporal en verano: Cuidados básicos que seguir
Higiene corporal en verano: Cuidados básicos que seguir
La revolución para tu cuerpo y rostro, ¡descubre Shell UP!
La revolución para tu cuerpo y rostro, ¡descubre Shell UP!
Cuidado de la piel en verano, los geles tus mejores aliados
Cuidado de la piel en verano, los geles tus mejores aliados
Consejos para prevenir el envejecimiento de la piel
Consejos para prevenir el envejecimiento de la piel